Un dia en El Armario de Zoe

No están en Tarifa por casualidad, decidieron afincarse aquí huyendo del estrés de la ciudad, una elección de vida, nos cuentan...

Sopla el levante con fuerza, han pasado muchos temporales desde que esta gente empezó con esta aventura en Octubre de 1.997.

Me atienden en el sótano de la tienda de Tarifa, lleno de luz natural que procede de un lucernario que esta en la tienda justo encima nuestro, un espacio original y abierto que sorprende. Al igual que sus tiendas desprende estilo y originalidad.

Acaban de llegar tres cajas enormes de prendas que bajan al almacén. Aparece una chica morena muy decidida y empieza a colgarlas en una barra de varios metros de larga. Se sienta una señora en una máquina de coser y empieza a ponerla a punto. todo el mundo en marcha…

Me atiende Lucas mientras enciende el ordenador que traía en una maleta colgada del hombro.

Vas con prisa.– Hoy tenemos un poco de follón como ves. Acaban de llegar un montón de pendas que tenemos que etiquetar, fotografiar y subir a las tiendas, cada dos, tres semanas es lo que toca.

Pensaba que diseñabais y producíais directamente.– Originalmente si, de hecho seguimos haciendo todo el diseño gráfico y parte de producción, pero con Red Cocci, es la marca con la que empezamos y aún seguimos personalizando las prendas, aquí tenemos las máquinas de coser, planchas térmicas, ploter, etc… Pero en 2.013 creamos El Armario de Zoe y viajamos por toda Europa buscando los últimos modelos con los que nuestras clientas se pueden vestir a diario, son prendas más “casual” y cómodas para una mujer activa que se quiere sentir cómoda y guapa a la vez en su día a día.

¿Solo vendéis en Tarifa? No, hace ya unos años abrimos una tienda en Algeciras y ahora estamos centrándonos en la venta online. No nos queda más remedio que adaptarnos.

Mientras Lucas atiende una llamada Luisa me ofrece un té, es la encargada de la tienda de Tarifa, me cuenta que lleva entre trapos desde que tenía dieciséis años y aquí ya lleva más de siete años. Nos dice de forma cariñosa que el “jefe” no esta nunca en la tienda, que esta delante del ordenador o de viaje buscando modelos, hasta Vueling le ha regalado una tarjeta premium porque coge más de 40 vuelos al año… estoy encantada !! Se rie.